El hábito no hace al monje, ¡conviértete en monje budista!

El hábito no hace al monje

El Budismo es una religión que ha logrado en los últimos tiempos generar un aura de espiritualidad y calidez en Occidente como ninguna otra doctrina ha logrado. Mientras la religión católica retrocedía en lugares como Europa y el Islam se visualiza como un credo muy anclado en ciertos territorios, las enseñanzas de Buda han ganado mucha popularidad. Pero, como bien se dice por ahí, el hábito no hace al monje y convertirse en monje de esta religión va mucho más allá de vestir una túnica naranja.

Así que si quieres dejar de trabajar, escapar a las reglas del mundo occidental y del capitalismo salvaje y vivir con lo que te dan, puedes hacerte mendido o ponerte una túnica naranja y convertirte en monje budista. Aquí tienes cómo hacerlo (monje, no mendigo) por unos días o para toda tu vida, lo que tienes que saber y cómo hacerlo.

 

El hábito no hace al monje, ¿qué significa?

Esta frase, común en nuestro refranero, significa que no se debe juzgar a nadie por su aspecto externo, ya que el exterior no tiene nada que ver con lo que la persona pueda tener en su interior.

Nada más lejos de la realidad si nos fijamos en la gran cantidad de monjes con túnica naranja que no cumplen con los credos del budismo y que incluson llegan a viajar en jets privados.

 

¿Es posible vivir en el mundo siendo monje budista?

Sí, lo es, pero es algo para muy pocas personas, ya que tiene mucho de sacrificio. Podemos decir que, sin ingresos, podrías hacerte monje budista y no tener gastos. Pero la principal motivación jamás debería ser esa. Necesitarías creer en algo, vamos.

Antes de saber si quieres ser monje budista, necesitas conocer cuál es el día a día de los religiosos de esta doctrina, que tiene más de 2.500 años. Y nos centraremos en cómo viven en el Sureste Asiático y en algunas partes de India o sus alrededores, donde se practica el Budismo Theravada.

Para aclararlo: la Theravada se trata de una de las ramas más tradicionales de la religión, donde los monjes viven de la manera más arcaica y verdadera, si bien también es una vida muy dura. 

 

El día a día de un monje budista

Si nos centramos en el día a día de un monje budista tradicional, en la rama Theravada, nos encontramos sin duda con una forma de vida un tanto dura, si bien los expertos dicen que es la experiencia más plena

Por ejemplo, los monjes Theravada no pueden siquiera tocar a una mujer, y si eso ocurre por accidente es un verdadero problema. En la doctrina Zen -que es una secta del Budismo- no hay problema en relación a las mujeres y los propios monjes pueden casarse, en Taiwán las monjas pueden tener hijos. Se trata de una rama muy extendida sobre todo en Japón y también en Estados Unidos.

El Budismo Theravada, por otro lado, tiene las raíces en la postura más tradicional de la religión. Y aunque el hábito no hace al monje, su día a día se realiza en túnicas naranjas y de la forma siguiente:

 

04:00 – Levantarse

La hora de levantarse es aproximadamente a las 4 de la madrugada. Lo más común en la mayoría de templos es meditar durante una hora, seguido de otra hora de cánticos.

 

06:00 – Buscar ofrendas

Los monjes salen a la calle a las 6 de la madrugada en busca de las ofrendas que los fieles les entregarán. Serán los alimentos que consuman ese día. El camino lo hacen descalzos

 

08:00 – Desayuno

A las 8 de la mañana se regresa al templo y los monjes disfrutan del desayuno. A partir de aquí, es muy normal que se ofrezca una oración por un bien mayor, como puede ser la paz mundial o el fin de la pobreza.

 

12:00 – Última comida

La última comida que disfrutarán los monjes será algo ligero antes de las 12. No podrán tomar ningún otro alimento sólido hasta el día siguiente.

 

13:00 – Clases formativas

A la tarde, normalmente sobre las 13 horas, empiezan las clases formativas sobre el budismo. Muchos monjes dedican este tiempo a salir fuera del templo y estudiar en otros lugares, o relacionarse con la comunidad local.

 

18:00 – Meditación

Normalmente, la sesión de meditación es en las últimas horas de sol. A las 18 horas es algo bastante común. 

 

20:00 – A dormir

A partir de las 20 horas los monjes se retiran a realizar algunas tareas personales y a dormir.

 

Desde luego, no es una vida fácil. En los países más tradicionales con el budismo, como es el caso de los grandes del Sureste Asiático -Tailandia, Birmania, Laos y Camboya, además de algunas zonas de India-, se espera que todo hombre sea monje al menos una vez en su vida, preferiblemente antes de los 20 años

Esto no significa que uno no pueda ser monje a una edad mucho más avanzada. De igual manera que puede convertirse uno al credo y vestir la túnica naranja solo un par o tres de días, o toda su vida. Esa es una decisión personal.

 

Reglas budistas, porque el hábito no hace al monje: el sacrificio es necesario

Todos los monjes que sean ordenados de forma oficial y empiecen a vestir túnica y residir en un templo deben seguir a rajatabla los 227 preceptos budistas de conducta, entre los que destacan los relacionados con el sexo contrario. 

Cuando un monje empieza su nueva vida entiende que ha renacido y que su pasado no importa, incluso si estuvo casado. Como hemos dicho, la interacción con el sexo contrario es primordial, y si una mujer quiere entregar una ofrenda a un monje tendrá que depositarla en un objeto que haga de intermediario. Por eso los monjes llevan una pieza de tela que extienden a modo de bolsa, así las mujeres pueden entregarles las ofrendas. 

Sobre la vestimenta, es el templo en cuestión que acoge al monje quien decide el tipo de túnica, si bien existen algunas reglas. Normalmente, los tonos más oscuros pertenecen a los religiosos con más experiencia.

 

Países en los que es más fácil convertirse en monje budista

Primero de todo, has de pensar en qué tipo de budismo profesarás. Para ello, es importante antes adentrarte en la religión y leer cuanto más sea posible, mejor. Y entonces escoger una doctrina.

El budismo, además, tiene diversas corrientes. Las más populares son la doctrina Mahayana y el credo Theravada. La primera es mucho más relajada que la segunda, y ambas pueden ser compatibles.

Mucha gente piensa en convertirse en monje budista en algún lugar remoto, pero no por ello es necesario hacerlo de esa manera. Muchos monjes de origen occidental nos cuentan lo siguiente:

  • Primero, elige un lugar culturalmente cerca donde puedas entenderte en tu idioma. Hay muchos templos budistas en Europa y América, y son un buen lugar donde empezar.
  • Por supuesto, la experiencia no es la misma, ya que hay muy pocos budistas en Occidente, pero allí puedes formarte como religioso y el templo puede acogerte con facilidad.
  • Tras ello, prueba a volar a algún país budista y practicar allí su religión. Aprende previamente a comunicarte con las personas locales para poder llevarlo mejor.

El gran problema para convertirte en monje budista en un país muy religioso es, precisamente, el idioma. Es imprescindible que practiques cuanto puedas del idioma, o si no que trates de encontrar un templo donde hablen inglés.

¿Qué países te recomendamos?

 

Sri Lanza

Sri Lanza es un país multicultural con amplia libertad religiosa, pero donde el Budismo Theravada es la religión principal. Es de los países más amables para convertirse en monje, y existen templos donde se habla inglés en los que se invita a los extranjeros.

Se considera uno de los puntos importantes del Budismo en la actualidad.

 

India

India sigue siendo el país cuna del Budismo, y en Nueva Delhi existen muchos centros donde acogen a extranjeros. Se habla bastante bien inglés, aquí encuentras una lista de centros con los que se puede contactar.

 

Países del Sureste Asiático

El Sureste Asiático es uno de los centros espirituales más importantes del mundo. Pocos países son tan budistas como Tailandia o Camboya, donde uno puede vivir la experiencia completa. Sin embargo, hay que tener cuidado con los timos.

Sobre el dinero, hay que decir que el Budismo profesa que es preciso desprenderse de los bienes materiales, por lo que no esperes ganar dinero en templo budista.

¿Y qué hay de pagar?

Pues he aquí el problema. En principio, no deberías depositar dinero en un templo, y a veces hay estafas camufladas en donaciones.

Ocurre que hoy en día es difícil sobrevivir para muchos centros religiosos, por lo que les piden donaciones a aquellos occidentales que quieren entrar en un templo y convertirse en monjes. No es lo recomendable hacer esto, aunque sí muy común. Por ejemplo, en Tailandia suele pasar mucho en ciudades como Chiang Mai.

Pero si por ejemplo en el caso de Tailandia, uno se dirige a las zonas rurales del noreste del país -donde la fe es muy fuerte- no cuesta encontrar templos budistas en los que los extranjeros, si son aceptados, nunca pagarán nada y se les tratará como a iguales.

Es difícil, pero aquellos que han sido monjes budistas en Asia recomiendan hacerlo todo de manera individual. No acceder a templos en los que soliciten dinero, y más bien visitar aquellos en los que estén dispuestos a escucharte.

  1. En Tailandia puedes encontrar templos así en ciudades menores como Nong Khai, Surin o Buriram, además de en las zonas rurales del noreste del país.
  2. En Camboya uno puede acceder a ser monje budista en zonas del país secundarias, como Battambang.

Pero hemos de recalcar dos cosas: si quieres convertirte en monje budista, una buena idea es hacerlo primero en un lugar occidental donde puedas comunicarte en un idioma que conozcas. Y lo segundo es tratar de hablar algo de la lengua del país allá donde vayas. Además, claro, de creer en la religión. Porque el hábito no hace al monje, sino su fe.

Deja un comentario

Artículos Patrocinados