¿Te gustaría trabajar en cruceros? Te cuento mi experiencia

Experiencia trabajando en cruceros

Trabajar en cruceros es algo apto para gente de todos los países, ya que en sus políticas de contratación están acostumbrados a tramitar los permisos de trabajo necesarios para ciudadanos de cualquier nacionalidad

Mi nombre es David, soy de Alicante, España y en la actualidad soy Director de Entretenimiento o “Cruise Director” como se conoce a bordo. A mis espaldas más de 15 años trabajando en empresas como Princess Cruises, Royal Caribbean, Norwegian Cruise Line, Pullmantur, Iberocruceros, CMV….

Como bien comentó Andrés, en el articulo Trabajar en Cruceros, hay una serie de requisitos para trabajar a bordo y me gustaría destacar entre todos ellos el hecho de tener un nivel de inglés que te permita comunicarte de manera fluida, ya que no existe ninguna compañía en el mundo donde el inglés no sea el idioma oficial de a bordo.

Si cumplís ese requisito, me gustaría comentar algunas peculiaridades de lo que implica ser un tripulante, especialmente para todos aquellos que tengáis claro que queréis embarcar, yo desde luego lo recomiendo, pocos trabajos en el mundo os van a permitir viajar y ahorrar como éste, por deciros que en el tiempo que llevo, ya visité todos los continentes, a excepción de Antártida.

Hay que saber que se trabaja todos los días, no existe ni un sólo día libre, para nadie. Además, dependiendo del puesto, son jornadas largas de trabajo, en especial en días de navegación. Cuando se toca puerto, casi siempre vais a tener la oportunidad de bajar.

También saber que vais a estar siempre “on call” es decir, si vuestro supervisor os necesita, os va a llamar, y no existe la excusa de….”estoy lejos”… Vivís a minutos de vuestro trabajo y si hay una emergencia, tendréis que responder.

Además de vuestro trabajo normal, tenéis otro, igual de importante, la seguridad y las vidas de los pasajeros, con lo que, los simulacros de emergencia son regulares y requieren la máxima atención. Son largos, son tediosos, pero son imprescindibles.

Al terminar un contrato, os ofrecen automáticamente el siguiente, puede ser en el mismo barco o ruta u otro completamente diferente, con el tiempo se puede pedir alguna ruta o barco concreto que os gustaría hacer.

La empresa puede acortar o extender vuestro contrato, sin preguntaros. Y ojo, que también os pueden cambiar de barco en cualquier momento del contrato, por necesidades de la empresa y no os podéis negar, esto podría ser bueno o malo, según cada circunstancia.

Además, hay una serie de normas y reglas que son exclusivas de barcos que debéis aprender y seguir a rajatabla, de todo esto y en profundidad hablo en el curso que he creado en la plataforma Udemy, de enseñanza online:

Ahí, además os facilito correos directos de la gente de Recursos Humanos que trabaja en varias de las principales empresas de cruceros, no el típico correo genérico que encontráis en las webs, donde escriben miles de personas a diario.

Teniendo esto claro de antemano… ¡queda disfrutar de la vida a bordo, de los puertos, de conocer otras culturas, practicar y aprender otros idiomas!

Os animo a todos a una experiencia que cambiará vuestras vidas.

5 comentarios

Deja una respuesta