Cruzando la antigüa Yugoslavia en furgo

viajar-en-furgo-europa

Viajando en furgo por Europa, Capítulo 4

Recojo a mi colega Andrés en el aeropuerto de Dubrovnik y conducimos hasta Montenegro. Es un pequeño país costero que se independizó de Serbia por referéndum en el 2006. La ciudad más bonita que visitamos fue Kotor, que tiene un centro histórico amurallado que recuerda a Dubrovnik. La playa más bonita se llama Jaz, que nos dio bastante alegría pisarla porque es de arena, y no de piedras como todas las playas en las que he estado este último mes.

Montenegro no pertenece a la Unión europea pero curiosamente pertenecen a la Zona euro, es decir, su moneda oficial es el euro. Hablan el montenegrino, que es un dialecto del serbocroata. Es increíble, pero casi nadie habla inglés. La mayoría del turismo que reciben es de Bosnia-Herzegovina y Serbia, así que tampoco lo necesitan obligatoriamente.

paisajes-montenegro

Después de pasar unos días en Montenegro, nos fuimos a Bosnia-Herzegovina. El primer pueblo que visitamos fue Gacko, un lugar, que tal y como nos recibieron, no tiene mucha pinta de recibir turismo a menudo. Los bares cerraban a las 10 de la noche, y las temperaturas bajaron bastante.

Bosnia Herzegovina es un país pobre, lo notamos en cuanto cruzamos la frontera. Las carreteras apenas tienen arcén y no están muy bien señalizada. Cuando salimos de Gacko, dimos marcha atrás porque no parecía ser una carretera que fuera a Sarajevo, la capital. Pero cuando volvimos y preguntamos, resulta que sí era la carretera correcta. Tardamos 4 horas en hacer 130 km.

carreteras-de-bosnia
Ejemplo de una carretera cualquiera de Bosnia

Cruzamos los Balcanes y llegamos a Sarajevo. Es una ciudad completamente ametrallada. Hay agujeros de bala en casi todos los edificios. Tiene una cultura muy interesante, donde realmente da la sensación de que se están fuera de la Unión Europea.

afueras-de-sarajevo

Tienen una forma muy interesante de tomar el café y la gastronomía es muy distinta a otros países. Cuecen las verduras y las rellenan con carne de ternera y arroz, pero lo que más nos gustó fueron las carnes y las mini-salchichas con un sabor muy casero. La política es un tema complicado, ya que la presidencia del parlamento la componen tres presidentes, uno bosnio, uno croata y otro serbio, donde cada uno defiende sus intereses teniendo en cuenta que cada uno pertenece a una religión distinta, así que imaginaros a la hora de aprobar las leyes. El idioma oficial es el bosnio, que es un dialecto del serbocroata, y la moneda oficial es el marco bosnioherzegovino. Visitamos el lugar donde asesinaron al heredero de la corona del imperio austro-húngaro, hecho que dinamitó el comienzo de la primera guerra mundial.

Abandonamos Bosnia-Herzegovina para dirigirnos a Serbia. Es un país que culturalmente no ofrece tanto como Bosnia, ya que está más globalizado, aunque tampoco pertenezca a la Unión europea. Su idioma oficial es el serbio, y la moneda el dinar. Una de las construcciones que más nos llamó la atención fue la iglesia ortodoxa más grande del mundo, pero todavía estaba en obras en su interior.

iglesia-ortodoxa-serbia

Ya es hora de abandonar la antigua Yugoslavia para llegar a Hungría. Let’s go!!

Si quieres hacer algo parecido, puedes visitar el artículo Viajar en furgo, ¿una forma de vida? donde se te explica todo lo que necesitas saber sobre este mundo, donde y por cuanto comprar una furgo y hasta formas de ganar dinero con ella.

Deja una respuesta