Por qué un Erasmus puede abrirte muchas puertas

El programa Erasmus es una de las mejores experiencias que puede vivir un estudiante universitario. Aportan al estudiante frescura, vitalidad, cultura, amistades y muchos conocimientos sociales que además pueden desarrollarse de cara al mundo profesional en el futuro.

Solo el hecho de dar el paso a hacer un Erasmus tiene un gran valor a nivel personal en primer lugar, y laboral después. Esto supone una gran valentía por parte del estudiante, que va a vivir una etapa inigualable de su vida. Para muchos, es la primera vez que salen de casa. Y lo hacen para vivir en un país extranjero. Toda una aventura de la que se sale muy reforzado y con la mente llena de energía. Se conoce una ciudad y un país nuevos, formas de vida diferentes y se crean relaciones de amistad que pueden durar toda una vida. El Erasmus abre la mente a nuevas formas de interacciones entre sociedades. Toda esta experiencia va a proporcionar también nuevas técnicas en el ámbito laboral. Quizá no en el momento porque el estudiante está pendiente ahora de otras cosas, pero sí en el futuro.

Vivir esta etapa universitaria amplía los conocimientos sobre otras culturas y formas de enfocar la vida. Seremos más ricos de pensamiento e ideas, lo cual va a ayudar a manejarse en el difícil mundo laboral. Además, las empresas valoran muy gratamente a los candidatos que han vivido en el extranjero o han participado en este tipo de programas. Los amantes de los viajes van a vivir un año extraordinario, ya que podrán recorrer una parte de Europa, por supuesto en función del destino elegido. Lo bueno del programa Erasmus es que facilita mucho las posibilidades de viajar por la zona en el que se reside, incluso también por otros países. Es una oportunidad única para recorrerse el viejo continente y guardar recuerdos y momentos que durarán para siempre.

Otro de los beneficios de irse de Erasmus está también íntiamente ligado al aspecto social y profesional. Se trata de aprender un nuevo idioma, incluso dos en países de habla no inglesa en los que las clases se imparten en inglés. Suele ocurrir en zonas del centro de Europa como Holanda, Austria o Suiza; o en el norte del continente. Aprendiendo un idioma diferente es posible comunicarse más y mejor con gente de otros países, lo que significa un enriquecimiento cultural enorme. Asímismo, abre de par en par nuevas puertas en el mercado laboral al que el estudiante dará el salto en los próximos años. En el mundo de la globalización, saber una segunda lengua es prácticamente obligado, por lo que quienes son capaces de dominar tres o más idiomas tienen más opciones de encontrar una salida profesional.

Por estas y otras razones es muy positivo para el currículum haber realizado el Erasmus, ya que además de sus aportaciones sociales y lingüísticas, tiene un componente académico muy importante. Estudiar en una universidad extranjera permite al estudiante conocer nuevas fórmulas de trabajo y ampliar notablemente sus conocimientos y capacidades. En el mundo actual se ha dado pasos de gigante hacia los negocios a escala internacional y se valora el conocer las técnicas de trabajo que se utilizan en otras regiones. Los estudios universitarios, además, pueden diferir de un lugar a otro; por lo que el alumno amplía sus saberes acerca de la carrera que está cursando. Conocer otra Universidad y sus profesores puede crear también vínculos de cara al futuro, ya que los estudiantes ven aumentadas sus redes de influencia y de contacto, lo cual puede ser realmente útil cuando queramos poner en marcha proyectos profesionales.

Para los alumnos que estudian en el extranjero adquiere gran importancia ciertos factores como la búsqueda de vuelos para volver a casa por Navidad o el alquiler de vehículos para recorrer el país cuando tienen una semana de vacaciones. En ese sentido trabaja Liligo, un portal que compara las mejores ofertas para coger un avión, alquilar un coche o reservar un hotel. Para el estudiante puede ser muy útil la guía de Liligo, que ayuda al Erasmus durante su año de aventura.

Este sitio web incluye comparaciones de precios de vuelos, coches y hoteles; buscando siempre la oferta más económica. El Erasmus trae muchas experiencias, entre ellas el aprender a sobrevivir con poco; por lo que los jóvenes van a buscar las propuestas más baratas. Liligo es un portal de gran utilidad, ya que ayuda a encontrarlas con técnicas de comparación que encuentran la mejor oferta entre todas las opciones. También aporta respuestas a las preguntas comunes que pueden surgir a los estudiantes y ofrece consejos para sacar el mejor partido a los viajes, haciendo hincapié en el calendario con las fechas a mejor precio y la combinación de vuelos ‘low cost’. Su programa ayuda a organizar el viaje en unos pocos minutos y de la forma más económica posible.

Deja un comentario

Artículos Patrocinados