Turismo y vida social en Hamburgo

Qué ver en Hamburgo

Me Voy a Alemania – Capítulo IX.

Pues ya que estamos establecidos, y lo más duro ha pasado, es hora de hablar de ocio y turismo en Hamburgo: ¿cómo es Hamburgo?, ¿cuáles son los lugares que no me puedo perder?

El nombre completo es “Ciudad libre y hanseática de Hamburgo”. Es una ciudad estado, uno de los dieciséis estados federados de Alemania.

Su situación geográfica la convierte en un punto clave, lo que la ha convertido a lo largo de los años en una ciudad con una riqueza cultural incalculable.



Ayuntamiento de Hamburgo

El ayuntamiento de Hamburgo (lo tienes en la foto que ilustra este artículo), es el edificio más representativo con diferencia de la ciudad, y es que la calidad arquitectónica y escultural del edificio no deja a nadie indiferente.

Una visita guiada del edificio está disponible en inglés, alemán y francés por sólo 4€, sinceramente un lugar al que merece la pena entrar.

El ayuntamiento también es el punto de encuentro de los conocidos Free Tours.

 

El puerto de Hamburgo

Si queremos seguir descubriendo la ciudad, lo mejor es explorar uno de los rincones más antiguos, el puerto, conocido como Hafen en alemán.

El lugar de Hamburgo que aguarda este estratégico enclave es conocido como Speicherstadt, lo que en el idioma germano significa ciudad para el almacenamiento, aquí se almacenaban las mercancías que llegaban al puerto, y desde aquí se desarrollará a lo largo del tiempo lo que hoy es el puerto fluvial más importante de Europa.

 

Museo de miniaturas

Justo en este antiguo enclave se encuentra una de las mayores atracciones turísticas de la ciudad el Miniatur Wunderland. Es un museo de miniaturas en el que se representan lugares y monumentos de todo el mundo a escala muy pequeñita.

 

La Filarmónica del Elba

Podemos aprovechar el lugar en el que estamos y avanzar hacia la sala de conciertos más representativa ya no solo de la ciudad sino del país, la Elbphilarmonie (la Filarmónica del Elba).

Una filarmónica cuya acústica es absolutamente perfecta, de ahí la dificultad para encontrar entradas para cualquier concierto. Pero no te preocupes, siempre puedes subir a la “Plaza”, una especie de balcón-mirador desde donde puedes observar la ciudad y contemplar la majestuosidad de esta construcción desde su interior.

 

Paseo en Ferry

Dejamos atrás la filarmónica para dirigirnos al corazón del puerto, Landungsbrücken, desde aquí puedes coger uno de los ferrys que la empresa de transporte de Hamburgo pone a disposición de sus usuarios, esto quiere decir que no hay que pagar otro billete si ya te has comprado el billete del día o tienes un abono transporte.

Los ferrys recorren todo el puerto de Hamburgo y paran en las zonas que no son (tan) accesibles con el transporte terrestre. En Landungsbrücken también puedes visitar el Elbtunnel, un túnel construido en 1911 que cruza el Elba por debajo del nivel del mar.  Desde aquí podremos ver uno de los puntos más altos de la ciudad: el mirador de la iglesia de San Miguel (St. Michaelis). Este mirador ofrece unas vistas espectaculares de la ciudad.

 

Barrio para ir de cervezas

Ahora es el momento perfecto para hacer una pausa y tomar una cervecita en cualquier bar de Sternschanze, el barrio perfecto para encontrarte con amigos, tomar algo, cenar y empezar la fiesta del fin de semana. En este lugar se respira buen rollo, y es que la actitud abierta de sus vecinos y el ambiente festivo que ofrecen sus calles cada fin de semana son la mezcla perfecta para escapar del bullicio de la ciudad.

 

Barrio para ir de fiesta

Si queremos seguir la fiesta, solo hay que dejarse llevar por las calles de Schanze hasta llegar a Reeperbahn el barrio donde la fiesta está asegurada cualquier día de la semana.

Un barrio conocido por la gran variedad de actividades nocturnas que ofrece. Se puede comparar con el barrio rojo de Ámsterdam ya que cuenta con una oferta muy amplia de cabarés, sex shops, discotecas y bares. También aquí surge la leyenda de de los Beatles, ya que fue en un local de la conocida Große Freiheit donde el grupo británico tocó sus primeros sencillos.



El mercado del pescado

A un kilómetro de Landungsbrücken encontramos todos los domingos el mercado del pescado, Fischmarkt, el mercado al aire libre más grande y multitudinario de la ciudad.

Este mercado se celebra junto al antiguo edificio de la lonja, y digo antiguo porque ahora se utiliza de “after”.

Toda buena noche de fiesta debe acabar aquí, escuchar a uno de los grupos que tocan en directo y seguir la fiesta hasta que nos cansemos… o nos echen.

Este también es el lugar perfecto para probar el bocado típico del norte de Alemania, el bocadillo de pescado (Fischbrötchen).

 

St. Pauli

¿He comentado ya que Reeperbahn está en el barrio de Sankt Pauli?

En este barrio también está el estadio de fútbol de uno de los dos equipos más importantes de la ciudad, el St. Pauli, mundialmente conocido por su incondicional afición.

Si he dicho uno de los dos es por que hay un gran rival, este es el HSV. Entre estos dos equipos (y sus aficiones) existe una gran rivalidad, por lo que, si tienes la oportunidad de vivir el ambiente de un día de partido, no lo dudes y busca un bar en Sankt Pauli para experimentar el día de un aficionado al fútbol en Hamburgo.

 

Parques y zonas verdes

Si lo que buscamos es tranquilidad, respirar aire fresco o simplemente un lugar donde hacer deporte, Hamburgo es conocida como la ciudad verde.

Los parques y las zonas verdes no faltan en ningún barrio, de hecho, uno de los parques más grandes de la ciudad se encuentra en el centro: Planten un Blomen. Al norte de la ciudad está el Stadtpark el parque más grande de la ciudad.

 

Eppendorf

Eppendorf también es un barrio que no debes perderte. Sus acogedoras cafeterías te invitan a entrar y disfrutar de un reconfortante café después de un paseo por el Eppendorfer Park o el Hayns Park.

 

El barrio de las escaleras

Otro lugar donde pasear disfrutando de un paisaje único es Blankenese. En el barrio de las escaleras (Treppenviertel) encontrarás un paisaje precioso donde poder apreciar la belleza de las casas que allí se encuentran.

 

Altona

Pero si hay un lugar que sin lugar a duda no podemos olvidar es Altona, un barrio cuya historia lo caracteriza ya que de 1640 a 1864 Altona estuvo bajo la administración de la monarquía danesa y fue una ciudad independiente hasta 1937.

¡Y hasta aquí todo lo que tienes que ver en Hamburgo!

Deja una respuesta