Acostumbrándonos al cambio y primeras contradicciones

trabajar-en-oxford-capitulo-6

Diario de Kinoxford – Capítulo 6.

20/05/2016.

En las primeras tres semanas en la cafetería o pandry del palacio no hay atisbo alguno del progreso prometido, mi rol es clearing, por lo que mi trabajo se reduce a recoger bandejas de las mesas y llevarlas al troler donde se separan tazas y platos, limpiar mesas y cambiar las bolsas de basura cuando están llenas.

Mi trabajo es igual que el que hacen los extras que vienen los fines de semana por una agencia de trabajo.

Para colmo el mánager del restaurante se marcha del palacio y no puedo reclamar a nadie lo que él me ofreció. Comer todos los días pan acaba por desanimarme del todo.

Soy una persona que se me nota rápido en la cara mi estado de ánimo y si por naturaleza soy alegre, positivo, extrovertido y dicharachero, también soy visceral y extremista por lo que la cara de nabo me llega al suelo y los compañeros y supervisores enseguida lo notan.

Creo firmemente que me han tomado por bobo y que al verme siempre tan feliz, han decidido dejarme el último en su estrecha jerarquía, por ser inmigrante o por mi precario inglés y me planteo seriamente dejar el trabajo porque no soporto la falta de honestidad.

Mi supervisora es húngara y decide hablar conmigo cara a cara, lo cual agradezco, porque puedes llamarme cualquier cosa, pero de frente y mirándome a los ojos.

Una vez expuestos por mi parte los motivos de mi amargamiento, que son la falta de progresión en mis funciones y el hastío que supone comer todos los días sandwiches, me responde que ella estuvo tres meses limpiando mesas hasta que mejoró su inglés y que todos comen lo mismo pero que hablará con el mánager porque están contentos con mi trabajo y actitud y por lo tanto no quieren que deje el palacio.

El día siguiente cambia por primera vez mi función y paso a ser runner que es el que repone tartas, dulces, bebidas del frigo, vasos, cubiertos y servilletas, por lo que empiezo a progresar y todos los días haré un training con la caja registradora de dos horas de cara al verano.

Les agradezco mucho el cambio y les digo que no tengo ningún problema en limpiar porque lo hacía en mi casa y ahora en mi habitación, que no se me caen los anillos por sacar la basura, porque he venido a trabajar y mi inglés no da para más, pero soy ambicioso y quiero progresar, necesito nuevos retos para motivarme y ser feliz en mi trabajo.

Como el que no quiere la cosa, empiezo a retrasar mi break, cediendo el turno a los compañeros, para poder disfrutarlo yo a las 15:30, que es cuando cierra el otro restaurante del palacio llamado water terraces y puedo comer pollo en salsa, salmón, cordero, lo cual supone una inmensa alegría para mi organismo y estado de ánimo.

Además que mi madre y el amigo Enriqueto me han enviado desde Málaga víveres por avión.

viveres-espana

Nunca podré saber si de no haber amenazado con irme hubiera logrado estos progresos o quizás los adelanté, pero lo único que me importa es que progreso, aprendo cada día y como comida de verdad, que provoca una orgía de placer en todo mi ser.

Y antes de despedirme os dejo un vídeo que he grabado de los alrededores del palacio, donde todavía trabajo.

 

Puedes visitar mi blog KinoCuevas.wordpress.com y el programa de radio que hacía mientras vivía en Málaga, La Hora de Málaga.

Deja un comentario

Artículos Patrocinados