Ganando 1.000€ a la semana vendiendo bolígrafos en Irlanda

Mi experiencia trabajando en National Pen

Me Voy a Irlanda – Capítulo 3

15/10/2015

Al final después de encontrar trabajo en Irlanda, decidí irme de vacaciones a España y volver ya para empezar la temporada en National Pen, en donde ya llevo unos meses trabajando.

 

Balance primeras semanas en Irlanda

La primera semana en Irlanda fue dura, nada fácil.

Venía de pasar uno de los años más divertidos de mi vida en Filipinas, en donde dejé grandes amigos y siempre salía de casa en calzonas y chanclas (menos cuando iba a trabajar).

Y ahora en Irlanda llovía cada día, hacía frío, era mayo y era como estar en uno de los peores inviernos de Sevilla, mi ciudad natal. Al menos tenía algunos amigos, excelentes personas, también españoles, referencias que me habían pasado unos amigos en común y como suele pasar en el extranjero entre compatriotas, me abrieron las puertas de su pandilla de par en par.

Pero aunque incluso con esos momentos en los que quedaba con ellos para ver el Sevilla FC en bares irlandeses me daban la vida e iba continuamente a fiestas y reuniones, no me sentía del todo integrado y seguía echando de menos Filipinas y a mis amigos de allí, tanto que incluso pensé en volver. Me sentía realmente solo.

Pero ahora, parece que todo se está encaminando y como bien dice nuestro refranero español y uno de nuestros cantantes más internacionales, Alejandro Sanz: después de la tormenta siempre llega la calma. Aunque aquí en realidad la tormenta no cesa, siempre llueve.

 

Trabajo en National Pen

Ya he empezado mi trabajo como Account Manager en National Pen o mejor dicho como teleoperador vendiendo bolígrafos.

Cuando me explicaron el trabajo en la entrevista, sonreía y ponía cara de estar super interesado pero en realidad creía que no duraría ni dos semanas y mis perspectivas de vender bolígrafos por teléfono a más de 1€ la unidad eran bastante bajas.

Pero semana que trabajara, semana que cobraría y simplemente me dejé llevar, seguí la corriente para ver hacia dónde me llevaba ese camino que estaba tomando.

Así que después de mi mes de vacaciones en España tras la entrevista, volví a Dundalk, pueblo en donde se encuentra National Pen, ya para incorporarme a mi nuevo trabajo.

Y empezaron dos semanas de formación, marcadas por la muerte súbita de un compañero, el ataque epiléptico de otro en el comedor que nos dejó a todos conmocionados y por los conejos que corrían por los verdes prados y que podía divisar por la ventana, en las interminables horas de training.

Cabe destacar que las dos semanas de formación eran remuneradas, no como hacen la mayoría de call centers en España, en los que te hacen ir a formaciones que no pagan y sin ni siquiera garantizar tu contratación.

Antes de empezar y con una mentalidad moldeada por mi experiencia en el sector de la venta telefónica en España, yo ya tenía hechos mis cálculos de que al menos cobraría un mes antes de que me echaran por no vender semejante producto.

Dos semanas de formación, más dos semanas de margen que al menos me darían hasta ver si de verdad valía para eso o no.

Para mi sorpresa y tras un mes vendiendo bolígrafos por teléfono, he de decir que ¡esta semana he ganado más de 1.000€!

Sí, aquí pagan por semana y eso no es nada con lo que ganan agentes de otros mercados como el alemán o el francés, en donde tienen equipos mucho más grandes y venden más. E incluso mi compañera de piso, la cual te puede vender un frigorífico en Siberia, hay semanas que ha ganado hasta 2.000€, pero porque ella está llevando las cuentas premium, un puesto por encima del que estoy yo y mis otros 5 compañeros.

El trabajo vendiendo bolígrafos en National Pen, he de decir que es bastante sencillo, sobre todo si lo comparo con lo que tenía que vender en mi trabajo anterior como teleoperador en Sevilla, Disfruta y Ahorra, un producto hecho para que una persona a la que tenía que llamar a las 4 de la tarde, contratara el mes gratis para luego cobrarle una vez se olvidara del periodo gratuito.

Yo mismo sigo despreciando este tipo de llamadas, incluso habiendo estado en el pellejo del teleoperador más sacrificado y menos respetado que hay, del que llama a puerta fría y que incluso a veces hasta tiene que preguntar el nombre de la persona con la que tiene el placer de hablar.

Viniendo de ahí, de Transcom, quienes te despiden a las dos semanas si no vendes, mi base es más sólida que ninguna, eso es como haber hecho la mili en el norte de Vietnam en los años 40.

Ahora, mi base de datos no es la de un operador telefónico que vende a sus clientes a una tercera compañía, sino empresas que ya antes habían comprado algún producto de National Pen o se habían inscrito en nuestra página.

Estos mismo clientes, cada semana o cada mes reciben una muestra de algún o algunos productos nuestros, ligadas a una oferta que solo durará una semana y con la que pueden ahorrar hasta un 60% si hacen un buen pedido.

Y para eso estoy yo, para llamarlos y preocuparme de que la aprovechen.

Ni siquiera tienes que pagar ahora, tú dime cuantos bolis Parangon quieres, con el nombre de tu empresa y en 5 minutos ya se están imprimiendo en la nave que hay a mi izquierda, en donde un equipo de irlandeses y gente del este trabajan a destajo para que las máquinas de impresión laser no descansen ni un solo minuto en plena temporada alta, previa a la navidad.

¡Todas las empresas tienen que tener sus bolígrafos, calendarios y agendas, listas para regalar por estas fechas tan señaladas!

Buen ambiente, la mejor jefa que creo que he tenido en mi vida, siempre alegre, mis compañeros, los 1.000€ que he cobrado esta semana gracias a las comisiones de mis ventas, y un horario de 8:00 a 16:00 con toda la tarde libre, están haciendo que hasta empiece a adorar la fina lluvia que cae sobre los verdes prados que rodean el pequeño pueblo de Dundalk.

Deja un comentario

Artículos Patrocinados