Primera decepción…

trabajar-oxford-diario-kino-5

Diario de Kinoxford – Capítulo 5.

12/05/2016.

Después de dos semanas de extenuante trabajo y esforzándome por aprender cada día a dar un servicio exquisito en un restaurante de lujo viene la primera decepción, el mánager se sienta conmigo y me dice que está contento con mi actitud positiva, las ganas y la ilusión pero le preocupa la precariedad de mi inglés y sobre todo la nula capacidad de interactuar con los clientes.

Me ofrece la alternativa de trabajar en la cafetería o “pandry” justo enfrente de donde estoy ahora, en donde podré hablar con clientes menos VIP.

Seguiré perteneciendo a la misma empresa y cobraré solo 30 peniques menos la hora,. Dejaré de llevar corbata y camisa, siendo sustituidos por un polito azul y me asegura que podré volver al restaurante una vez que mi inglés haya mejorado.

Le respondo que he venido a este país a trabajar, progresar y sobre todo aprender bien el inglés y que la empresa compra mi tiempo de trabajo por lo que dispone de él y por lo tanto de mí, para lo que sea.

El primer día en la cafetería es el 6 de abril y llego a casa desilusionado porque no hay tanto glamour, lujo y exquisitez como en el restaurante.

He trabajado muy duro durante dos semanas y entiendo esto como un castigo o descenso de categoría, tengo un alto concepto de mi mismo y no entiendo cómo no han sabido valorarlo.

Pienso incluso en dejar el trabajo, hasta que recibo la llamada de una de las mejores personas que he conocido en mi vida.

Mónica es una mujer de la que un hombre se puede enamorar sin miedo a ser controlado, poseído o anulado como persona, una mujer de bandera como las que ya pocas quedan, inteligente, humana, generosa, solidaria, empática, con un sentido extraordinario para la lealtad, la bondad y el amor fresco, puro e incondicional, además de ser terriblemente atractiva.

En esa llamada y sin meterse en mi vida me hace ver que tengo mis limitaciones, por muy bien y duro que haya trabajado.

La primera y principal es el idioma y la segunda mi falta de experiencia en la hostelería.

Me hace reflexionar sobre mi pasado y llego a la conclusión de que llevo 10 años investigando accidentes laborales, impartiendo formación a los trabajadores, acudiendo a reuniones de coordinación de obras de 3 millones de euros, como el ajardinamiento del puente Segovia en Madrid, tramos de AVE en Málaga, edificios Decathlon en Huelva, centros logísticos de Mercadona por toda España…

Pero lo último que recuerdo de hostelería fueron trabajos esporádicos en catering y chiringuitos a pie de playa, en los veranos adolescentes, en el barrio marinero, populoso y castizo del palo, en la capital de Málaga y origen de sus famosos espetos de sardinas.

La última reflexión que me hace es que piense cuántas veces me podría haber imaginado antes de volar hacia Oxford de que a los 10 días de llegar iba a estar trabajando en un palacio.

Mis trabajos personales son la paciencia para aprender bien el idioma y la humildad para saber detectar, reconocer y mejorar mis limitaciones.

Puedes visitar mi blog KinoCuevas.wordpress.com y el programa de radio que hacía mientras vivía en Málaga, La Hora de Málaga.

1 comentario

  • hola amigo, tu sales de tu tierra y yo en cambio me gustaria vivir, trabajar y estudiar en españa.. Ya he trabajado en una isla que pertenece a Holanda, es Aruba. y esta muy bien alla. pero no esta permitido por ahora la visa de trabajo para los latinos.
    Te pido asesoria para trabajar y estudiar españa, toda la parte audiovisual y medios de comunicación que es mi fuerte.

Deja un comentario

Artículos Patrocinados