Cómo moverse en Holanda

Cómo moverse en Holanda

Me Voy a Holanda – Capítulo III.

Según os adelantaba en mi anterior post, os voy a contar cómo moverse en Holanda.



Holanda el país de los tulipanes, molinos y bicicletas

Seguro que si os hablo de Holanda se os vienen a la cabeza imágenes de tulipanes, molinos y bicicletas.

Normal. El tulipán es la flor (bloem) por excelencia de Holanda y allí donde hay un holandés hay un jardín de tulipanes.

Los molinos marcan el horizonte de las llanuras, han servido durante años para crear nuevas tierras y hay distintos museos a lo largo del país para valorarlos y estudiarlos.

Y las bicis son el medio de transporte preferido del país.

 

Las bicis en Holanda

Cuando llegué a Arnhem, mi pareja (que ya llevaba un mes aquí), ya tenía su bicicleta para ir a trabajar, así que el fin de semana nos encargamos de buscar una de segunda mano para mí.

 

Cómo comprar una bici en Holanda

Nosotros miramos en Markplaats y en el Marketplace de Facebook (seleccionáis la ciudad dónde os encontráis, la distancia máxima, aplicáis los filtros que queráis y listo). 

Preferimos no comprar una nueva porque en grupos de Facebook hablaban de que aquí robaban muchas bicis y no queríamos gastarnos dinero en una para que nos durara dos días.

Así que encontramos una bici de niña por 30€

Mido 1,65 y sí, llevo una bici de niña y es que las niñas de aquí son grandísimas (un día entraremos en las tallas de ropa y en cómo he pasado de una talla normal en España a llevar ropa de la sección niña de 14 años y cómo me queda grande).

 

Las bicis de abuela

Aquí las bicis más comunes son las omafiets, oma es abuela y fiets significa bici, así que son las bicis de abuelas.

Pero las llevan chicos y chicas y es por su comodidad.

No tienen la barra del cuadro alta, así que puedes subirte o bajarte de la bici en marcha muy fácilmente.

Y una curiosidad a la que yo no estaba acostumbrada: frenan en los pedales.

Las bicicletas normales que te encuentras, en su gran mayoría, sólo tienen freno en los pedales y si tienen en el manillar también tienen en los pedales.

Para los que no estamos acostumbrados es raro. A mí me ha costado un par de sustos, pero he de admitir que soy muy torpe. No puedes mover el pedal y ponerlo en la posición que quieres, sino que el pedal se frena donde se queda… En serio, son otra forma de frenar.

 

¿Por qué todo el mundo anda en bici?

Este país invita a ello, es llano, hay carriles bici que te permiten ir a cualquier parte y los ciclistas son los reyes de la circulación: están muy protegidos y los conductores muy concienciados.

Para que veáis hasta qué punto, si vas en bici y tienes un accidente contra un coche, la responsabilidad es del conductor siempre. Sin titubeos. Esto sólo puede darse en las carreteras compartidas, generalmente hay carriles bici, pero cuando estos acaban existen tramos que comparten los coches y las bicis, o cruces…   

Es alucinante ver en grandes ciudades como Ámsterdam o Utrech cómo se mueven los ciclistas como si fuesen hormigas, a toda velocidad, esquivando gentes y coches.

Puedes dejar la bici candada a cualquier sitio, sí que existen zonas específicas y parkings de para ello, pero la estampa de ver los puentes y las barandillas con cientos de bicicletas atadas, es parte de la esencia de este país.

Así que, retomando el tema, me compré una bici para moverme por Arnhem y fue un verdadero acierto.

En cinco minutos estaba en el centro, podía ir al súper y traer la compra en las alforjas (5€ en el Action, que es una tienda donde hay de todo a muy buenos precios), tres marchas para poder subir sin esfuerzo el puente de Jonh Frost y para visitar la parte alta de la ciudad (que aunque parezca mentira, sí que hay una parte más alta con una cuestecilla).

Si estás acostumbrado a andar en bici en España, esto es pan comido.

Si eres de las que llevaba años sin subirse a una bicicleta, mejor una pequeña con marchas para ir entrando en materia.

 

Moverse en coche en Holanda

A los dos meses empecé a trabajar en Heteren, un pueblo a unos 12 km de Arnhem y tenía dos formas de llegar al trabajo: bus o bici.

El bus tenía el inconveniente de los horarios, sobre todo en el turno de mañana que tenía que cogerlo una hora antes en la Centraal Station de Arnhem, que estaba a 15 minutos en bici de mi casa… ¿y si llovía? ¿y si hacía frío?

Los holandeses están hechos de otro material y no les importa la climatología, ellos van en bicicleta así haga una tormenta. Pero a mí, solo de pensarlo, ya me daba resfriado. 

Entonces, animados por nuestro casero, extranjero también, pensamos en comprar un coche.

 

Cómo comprar un coche en Holanda

Comprar un coche aquí es de las cosas más fáciles que puedes hacer. A nosotros nos llevó un día, domingo. Hicimos todo un domingo.

Vimos que un particular vendía un coche de segunda mano, un Volkswagen Polo del 98 por 350€ y decidimos ir a verlo.

El coche tenía algún golpe en la carrocería, pero estaba bien. Tiene lo justo y necesario, puede llevarme al trabajo y tiene calefacción. Tres puertas, radio-cd con entrada usb, elevalunas manual y dirección insistida (¡lo que me cuesta mover el volante!). 

Me parecía perfecto, así que hablamos con el dueño para comprarlo.

 

Seguro del coche

Teníamos que hacernos un seguro de coche, así que nos metimos en un comparador y escogimos el más barato.

Algo así como 30-36€ al mes, para que podamos conducirlo yo y mi pareja.



Poner el coche a tu nombre

Después tuvimos que ir con los papeles del vehículo a un Postkantoor de PostNL. Es como una oficina de correos que tienen algunos supermercados.

Hay algunos que sólo son Pakketpunt, esos no valen ya que solo recogen y envían paquetes. En el Posstkantoor puedes hacer este tipo de trámite.

Presentas los papeles del vehículo, tu BSN (del que hablamos en el primer post), tu pasaporte/DNI y se realiza el cambio de dueño del vehículo, la comúnmente llamada “transferencia de nombre”.

Bien, esto en los Países Bajos cuesta 10,40€.

Da igual el valor del coche, son sólo 10,40€. Haces el pago y te dan dos papeles, uno para que se lo des al anterior propietario y que quede constancia desde qué fecha deja de ser propietario del vehículo y otro para ti que certifica que eres el dueño del coche.

Ese papel debes guardarlo en casa como oro en paño, ya que cualquier persona con ese papel, puede vender tu coche.

¡Listo! Nos vamos a casa con el coche, aunque aún no tenemos la documentación que tarda en llegar a casa dos días hábiles. Con el papel de la transferencia del vehículo no tendríamos problema si nos para la policía.

 

Impuesto de circulación

Y como aquí las administraciones funcionan muy bien, te envían a casa una carta desde el Belastingdienst con el impuesto de circulación que tiene que pagar tu vehículo y cada cuanto tiempo (normalmente cada 3 meses).

Este impuesto depende del combustible del coche, del tamaño, de lo que contamine…

Es más caro que en España, pero en los Países Bajos no se pagan autovías ni autopistas. De todas formas, como consejo, un coche pequeño que consuma poco. Este son algo más de 40€ cada 3 meses.

Lo realmente asombroso, es que hemos podido realizar todo un domingo, y el lunes ya he podido ir a trabajar con mi coche.

 

Transporte público en Holanda

Pero si no necesitáis coche para ir a trabajar, tenéis una red de transporte público muy competente.

Tren, buses, metro, tranvía… aunque no es barato el transporte aquí, es puntual y extenso, puedes llegar a casi cualquier punto en transporte público.

 

OV-chipkaart

Si venís como turista, os recomiendo la OV-chipkaart cuesta 7,50€ y tienes que cargarla para viajar en bus o tren. Así podrás viajar por toda Holanda en transporte público ahorrándote 1€ por trayecto.

O puedes comprar “bonos especiales” con ofertas para viajar a determinadas ciudades (suelen ser solo las ciudades más turísticas).

 

OV-chipkaart personalizada

Y si vives aquí, te recomiendo que te hagas la OV-chipkaart personalizada, que lleva tu foto y puedes aplicar descuentos del 40% al acompañante.

Esta tarjeta también sirve para el alquiler de bicis por 3€/día, así que puedes moverte por la ciudad que visites sin necesidad de llevar tu bici de casa.

Nota, llevar una bici en tren cuesta 6€ pero si la bici es plegable, es gratis. Tenlo en cuenta a la hora de comprar una bici.

 

Esto es todo, la semana que viene, más…

Y hasta aquí cómo me muevo yo en los Países Bajos: principalmente en bici (haciendo pierna) y en coche (haciendo brazo jaja).

En el siguiente capítulo os cuento cómo aprender neerlandés en este país sin pagar una academia.

Tot ziens!

1 comentario

Deja una respuesta