Un país que funciona y una ciudad feliz (segunda parte)

trabajar-en-oxford-diario-10

Diario de Kinoxford – Capítulo 10.

24/06/2016.

Durante estos tres meses en Oxford, me ha impactado conocer personas de países tan remotos y desconocidos para mí, que reconozco que al llegar a casa he mirado un atlas para ver dónde estaban exactamente: Macedonia, Armenia, Bahamas, El Kurdistan Iraní y la más remota todavía, Timor Oriental.

Vas al supermercado y te atiende una cajera musulmana con su pañuelo en la cabeza, encantadora, educada y con una sonrisa y nadie se fija en el adorno de su cabeza.

Me voy dando cuenta de que este país funciona porque su economía crece y necesita mano de obra, aquí la pregunta no es ¿estás trabajando? Sino ¿dónde trabajas?

La economía británica lleva atrayendo miles de inmigrantes cada año, que llegan en busca de una vida mejor. 

Puedo entender la frustración que supone para alguien con una titulación, tener que trabajar de algo que no es lo que ha estudiado, pero los ingleses no tiene la culpa, eres tú el que has decidido venir a su país y lo mínimo que puedes hacer es aprender el idioma y ser educado, correcto y respetuoso.

Lo de sonreír o no, es algo personal ya que uno elige estar de buen rollo o con la cara larga de nabo que te llega al suelo, hasta que progreses con el inglés, tu trabajo en UK es muy probable que esté relacionado con la hostelería y el trato con el público

Sí, el tiempo es impredecible y casi nunca sale el sol y cuando se atreve a hacerlo sale escondido, sin fuerza ni ganas de calentar la sangre.

Si un cielo plomizo y gris, sin nubes, acompañado de una lluvia fina y constante, se adueña del firmamento cada día, piensa en los beneficios para plantas, flores, bosques, y jardines y en el manto verde que deja a su paso.

La comida es un tema peliagudo, porque tienen buena materia prima, como pollo, ternera y cordero de sus verdes prados, salmón de Escocia y verduras y hortalizas importadas. Pero no cocinan, sino que se atestan desde las 8 de la mañana de fast-food e incluso comen por la calle mientras andan.

El tema de la comida puedes solventarlo con envíos periódicos desde España. Por menos de 60 euros, tienes una caja de menos de 10 kilos, con embutidos ibéricos y latas de fabada, lentejas o cocido.

Este país al que llegas funciona, y sus habitantes no tienen la culpa de que el tuyo no funcione.

Los españoles han votado libre y premeditadamente elección tras elección a políticos corruptos, mediocres, ineptos e incompetentes y sus ciudadanos han permitido con su apatía, el saqueo de las arcas públicas y el fondo de sus pensiones sin una mínima protesta social.

Los españoles siguen votando una partidocracia corrupta, donde los políticos apenas tienen experiencia en la empresa privada, la gran mayoría no ha trabajado nunca fuera de la política y su único mérito y capacidad demostrada, ha sido de palmero/a del líder de turno, para ir trepado cargos orgánicos dentro del partido. 

La ciudad de Oxford está vigilada por cámaras en la mayoría de sus calles y negocios, el 99% de sus habitantes trabajan, por lo que todos tienen ingresos y se dedican a trabajar y a vivir.

Reconozco que el primer mes leía alguna que otra vez la prensa española por internet, pero hace semanas que no leo nada y llegas a vivir como en una burbuja de confort, seguridad, comodidad y felicidad, donde nunca pasa nada malo, con lo cual vives más tranquilo, relajado y satisfecho.

La delincuencia en Oxford, debe de ser de las más bajas del mundo, los robos con violencia, atracos, tirones, disturbios callejeros o vandalismo brillan por su ausencia y los claxon de los vehículos están de huelga permanente.

Cuando una sociedad logra el pleno empleo, sus habitantes no se preocupan de delinquir sino de trabajar y progresar, todos nos sentimos partícipes de algo que funciona gracias a nosotros mismos y a nuestro trabajo diario. 

Cuando todas las familias tienen ingresos dignos por el trabajo, se dedican a vivir y gastar, por lo que el dinero siempre está en circulación, los fines de semana de Oxford son un hervidero de gente entrando y saliendo de restaurantes, cines, pubs y teatros, alegría en el gasto, porque sabes que el mercado laboral ofrece a diario decenas de ofertas laborales.

Se me viene a menudo a la cabeza el maravilloso libro de Aldous Huxley Un mundo feliz y pienso si una sociedad con pleno empleo lo es.

Dentro del sistema capitalista en el que vivimos, lograr el pleno empleo es hacerle cosquillitas a la felicidad, porque todos los individuos se sienten útiles, productivos, valorados y respetados, tanto a nivel profesional como de ciudadano. 

A la pregunta típica de ¿cómo estás?, yo siempre respondo con un fantastic porque la vida es un regalo que debemos aprovechar cada día.

Aquí, la mayoría de personas responden con un no muy mal not too bad o simplemente I´m fine (estoy bien).

Me preguntan que porqué estoy siempre tan contento, a lo cual les respondo que teniendo salud y trabajo la vida es maravillosa, y más en un país que funciona.

Me resulta muy complicado explicarle a un inglés que su país funciona y el mío no. Es algo que cuesta trabajo de entender, el motivo de que hayamos permitido que nuestro país se hunda en la miseria, que la corrupción contamine todas las instituciones, que el mercado laboral sea precario y camino de ser tercermundista, que la economía se estanque y el desempleo se cronifique sin atisbo alguno de nuevos modelos productivos. Que la clase media se desplace hacia el umbral de la pobreza y que despilfarremos el dinero público en formar a los jóvenes para que después trabajen, produzcan y coticen en Alemania, Francia o Inglaterra.

  • Como asegura el maestro Arturo Perez Reverte: España se ha convertido en un país de prostitutas y camareros.

Y ya con esto me despido hasta la próxima., que ya no será cada viernes como hasta ahora.

Creo que lo más importante para todo aquel que quiera venir a trabajar a Oxford, ya está contado y mi vida trabajando 7 días a la semana, tampoco da para contar mucho más.

Pero por aquí seguiré, publicando algún artículo de vez en cuando, siempre que la inspiración me visite y el poco tiempo libre que tengo me lo permita.

Mientras tanto puedes visitar mi blog KinoCuevas.wordpress.com, mi canal de youtube donde iré colgando algún que otro vídeo y también podéis escuchar el programa de radio que hacía mientras vivía en Málaga, La Hora de Málaga.

Deja un comentario

Artículos Patrocinados