Trabajando en negro en Australia y Nueva Zelanda, Alfonso nos cuenta su experiencia

Hoy en mevoyalmundo.com y en la terraza del Bali Beats, mi hostel preferido de Bali, tengo el placer de entrevistar a Alfonso, que nos va a contar su experiencia trabajando y viviendo en Australia y Nueva Zelanda, donde estuvo durante dos años. Cómo encontró trabajo, por donde empezó, los salarios que cobró y cómo se cruzó ambos países en bici…

Si quieres trabajar y vivir en Australia o Nueva Zelanda, te recomiendo leer este artículo hasta el final, no tiene desperdicio.

 

Australia, Gold Coast

Hola Alfonso, primero de todo muchas gracias por tu tiempo y por compartir tu experiencia con los lectores de mevoyalmundo.com.

Gracias a ti, un placer poder ayudar a la gente que quiere salir al extranjero, como hice yo en su día y algo que siempre recomiendo.

 

Cuéntanos un poco sobre ti, a qué te dedicas, qué edad tenías cuándo decidiste irte a Oceanía y por qué te decidiste por Australia para ir a trabajar.

Pues actualmente tengo 36 años y cuando empecé esta aventura de irme a Australia tenía 33. Soy bombero y tal y como puede hacerse en esta profesión, pude cogerme una excedencia de entre 2 y 10 años, la cual quise aprovechar para irme al extranjero, algo que siempre quise hacer.

Mi primera idea era Nueva Zelanda, pero finalmente opté por Australia, porque ya tenía una amiga allí y me comentó que en Australia encontraría trabajo de forma mucho más fácil y mejor pagado. Así que me fui a Coolangatta, que está en Gold Coast, aprovechando que mi amiga estaba allí y me podía quedar en su casa.

 

¿Que tipo de visado utilizaste?

Me fui con el visado de turista, el cual lo puedes solicitar de hasta un año. El principal requisito es que demuestres que tienes dinero para estar allí, unos 1.000$ australianos por mes (alrededor de 700€). En mi caso lo pedí y me lo dieron para 3 meses. Para sacarte la visa de turista tienes que explicar cuál es tu plan de vacaciones, lo cual puedes inventar, pero siempre dejando claro que no vas a buscar trabajo.

 

¿Qué nivel de inglés tenías?

Medio bajo, como la mayoría de españoles de mi edad.

 

¿Qué plan llevabas a la hora de irte a Australia?

En un principio fui para tantear el terreno para ver si me gustaba o no. Me gustó y entonces una vez allí me saqué el visado de estudiante.

Eso lo hice yendo a una academia de inglés y contratando un curso de 6 meses. A la academia que yo fui, era una del tipo academias visa, ya que están más orientadas a darle la visa a los que van allí para poder trabajar.

Contratando un curso de inglés en Australia de mínimo 6 meses, puedes trabajar durante esos 6 meses a media jornada y otros dos a jornada completa.

Pero luego también hay muchas empresas en las que puedes trabajar más horas en negro, incluso muchas ni siquiera te contratan, como al final me pasó a mí.

 

¿Cómo fueron tus inicios en Australia y cómo encontraste tu primer trabajo?

El primer mes estuve en casa de mi amiga y luego me quedé un mes más en Coolangatta, viviendo en un hostel

Encontré trabajo en una tienda de kitesurf reparando cometas de kitesurf.

Coolangatta Sands Hotel, uno de los hostels más baratos de Australia

Ese empleo fue en negro y me pagaban bastante poco, menos de la mitad del salario mínimo, unos 7$ la hora, con la excusa de que primero tenía que aprender el trabajo. Después de un mes allí y viendo que las condiciones no mejoraban, dejé el trabajo. Muchas horas de trabajo, mucha presión, había momentos incluso que me echaba a llorar cuando no me veían.

 

¿Cómo hiciste para encontrar un trabajo mejor en Australia con un inglés básico?

Antes de encontrar el trabajo de las cometas y durante el tiempo que estuve trabajando allí no paré de echar curriculums por Coolangatta, en todos sitios, sobre todo en trabajos relacionados con la hostelería, pero no encontraba nada, ya que mi inglés no era muy bueno y no tengo ninguna carrera ni estudios superiores.

Entonces lo que hice es que me metí en workaway y ahí encontré un trabajo en Mullumbimby, reformando una casa. Ahí trabajaba 4 horas al día de lunes a viernes, a cambio de alojamiento y comida. La experiencia fue bastante buena, porque vivía allí con varios trabajadores y los dueños de la casa solo aparecían de vez en cuando, eran bastante flexibles.

 

¿Qué hiciste durante ese tiempo trabajando en workaway y qué sitios frecuentabas?

Ahí estuve un mes más, durante el cual de vez en cuando me acercaba a Byron Bay y seguía en contacto con mis amigos españoles de allí, que había conocido en las clases de inglés, a donde iba cada lunes.

También durante ese tiempo me compré un coche, un Ford Falcon de unos 10 o 15 años, una ranchera, por unos 2.ooo$. Hay muchos coches de segunda mano muy baratos, pero hay que tener cuidado ya que hay mucha compra venta y hay muchos vehículos que han pasado por muchas manos antes. Lo encontré en Gumtree.

 

¿Cuál fue tu siguiente trabajo?

Uno de mis amigos me dijo que en el restaurante donde trabajaba en Byron Bay iba a hacer falta un friegaplatos, me refirió y me dieron el trabajo. Así que me mudé a Byron Bay, pero no busqué alojamiento, porque adapté el coche con un colchón y pasé a vivir ahí.

El restaurante era bueno y bastante famoso en esa zona, pero aun así también me contrataron en negro. Ahí ya me pagaban algo mejor, unos 18,50$/hora. Trabajando solo dos días a la semana, unas 9 – 10 horas cada día, ya me sacaba casi 390$ a la semana.

Entonces a partir de ahí mi plan fue: trabajar sábados y domingos, lo lunes iba a la academia y el resto de la semana me lo pasaba viajando con el coche a zonas donde hacer surf.Como no pagaba alquiler y vivía en el coche, con ese dinero me sobraba. Creo que esa fue una de mis mejores épocas de todo mi periplo en Australia.

Alfonso haciendo surf
Alfonso haciendo surf

 

¿Y cómo te duchabas, cocinabas y hacías todos los menesteres para los cuales normalmente es necesario una casa?

Para ducharme lo hacía siempre en la playa y cocinar lo hacía en cualquier sitio con un camping gas.

 

¿Cuánto tiempo estuviste así?

Así estuve como unos 2 meses.

 

¿Y luego?

A los dos meses, través de una amiga española que también conocí en Byron Bay, me salió otro trabajo. Ella estaba de au-pair en casa de un arquitecto que estaba haciendo una ampliación de la casa y necesitaban a alguien que le ayudase con la obra. Le habló de mí, le comentó que tenía idea de construcción, lo cual era mentira y así me contrató de martes a viernes, 4 días a la semana, unas 8 horas al día y también en negro, a unos 19$ la hora.

Así que entre los dos trabajos ya me estaba sacando unos 1.000$ australianos a la semana.

 

¿Crees que es fácil trabajar en negro en Australia?

Pues parece que sí, aunque es algo que recomiendo evitar, ya que corres el riesgo de que te paguen por debajo del salario mínimo, tener problemas con la ley y te deporten o que incluso que no te paguen. A mi me resultaba curioso, porque con mi visa de estudiante podía trabajar de forma legal, pero nadie me contrataba, preferían hacerlo en negro.

 

¿Cuánto tiempo estuviste con los dos trabajos y como iba el seguir durmiendo en el coche?

Así estuve como unos dos meses, hasta 15 días antes de que se me terminara el visado.

En ese tiempo, que ya era invierno, hacía frío y pasaba bastante tiempo en casa de mi amiga que vivía en el sitio de la obra, pero por las noches seguía durmiendo en el coche. En la parte central de la costa este de Australia, sí que hay 4 estaciones, parecidas al sur de España, solo que al revés, en verano es invierno allí. En invierno la temperatura mínima pueden ser unos 10 – 15 grados.

 

Nueva Zelanda

¿Qué hicistes una vez se te acabó la visa?

Desde Australia me organicé los primeros meses en Nueva Zelanda y una vez más con Workaway y encontré y apalabré dos trabajos en Raglan .Uno de ellos era con una familia, donde estuve dos semanas reformando la cocina de una especie de Guest House. No tengo ni idea de construcción pero sí que soy hábil en este tipo de cosas. Al final hacía lo que me pedían y se quedaban contentos. Y el otro trabajo fue en un hostel, en el Kariori Lodge, donde también me daban alojamiento a cambio de unas 3 horas de trabajo al día.

 

¿Qué hiciste con el coche antes de irte a Nueva Zelanda?

El coche lo vendí antes de irme por lo mismo que lo había comprado.

 

¿Qué tipo de visa te sacaste para irte a Nueva Zelanda?

A Nueva Zelanda llegué con visado de turista de 6 meses. El proceso para el visado es parecido al de Australia. Nunca hay que decir que vas con idea de trabajar, ni siquiera con este tipo de trabajos de workaway, ya que se considera ilegal y te pueden deportar por ello o, no dejarte entrar en el país directamente.

 

¿Cómo fueron tus primeros meses en Nueva Zelanda?

Las dos primeras semanas estuve viviendo con la familia con la que trabajé en su casa, con sus dos hijos de 14 y 16 años mientras terminaba de ayudarles con las reformas. Y luego me fui al hostel que también había encontrado en workaway.

Ahí en el Karioi Lodge, en Raglán estuve un mes y medio, y sin dudarlo fue el sitio que más me gustó y donde mejor me lo pasé en todo el viaje.

Vida tranquila, buenas olas para surfear, un ambiente joven y de buen rollo y el sitio y el paisaje espectacular.

Alfonso en una fiesta de disfraces con sus amigos de Nueva Zelanda

 

¿Cómo te surgió la idea de cruzarte Nueva Zelanda en bici?

Ruta que hizo Alfonso en bici por Nueva Zelanda

Un amigo mío ya lo tenía en mente y sabiendo que estaba allí me propuso la idea

de unirme al viaje. Me encantó la idea y finalmente nos cruzamos Nueva Zelanda de Norte a Sur en bici en dos meses.

Así que después de un mes y medio lo hice. Empecé en Cape Reinga y terminé en Bluff.

Lo hice durante los meses de noviembre y diciembre, verano allí, por lo que la temperatura fue genial. Había días que dormía haciendo acampada libre y otros en campings o en hostels, siempre improvisando a través de la ruta que me marqué, sin tocar carreteras principales.

 

¿Qué hiciste después de ese impresionante viaje en bici?

Cuando terminé, a los dos meses, volví a Raglán. Ya era temporada alta y me volvieron a dar trabajo en el hostel, igual, 3 horas al día a cambio de alojamiento. Al ser temporada alta había mucha más gente y ahí estuve hasta que se me agotó el visado, unos dos meses más.

Alfonso tomando el sol en las instalaciones del hostel donde se quedó en Raglan

 

Costa Oeste de Australia, Dunsborough

¿Y una vez se te agotó el visado de Nueva Zelanda?

Volví de nuevo a Australia. Me encantó mi viaje en bici en Nueva Zelanda y volví con la idea de cruzarme Australia también en bici. Pedí un visado de turista de 6 meses y mi plan en un principio era trabajar y hacer dinero 3 meses y los otros 3 meses hacer el viaje en bici, pero finalmente nada de eso salió como esperaba.

 

¿Cómo encontraste trabajo de nuevo en Australia?

Estando en Nueva Zelanda conocí a un chico que vivía en Australia y tenía una empresa de construcción en la costa oeste donde no había estado y me comentó que sí que me podía dar trabajo allí, también en negro.

Así que cuando se me acabó el visado en Nueva Zelanda me fui a la costa oeste de Australia, a un pueblo llamado Dunsborough, cerca de Margaret River. Me planté allí, me dijo que me podía quedar en su casa hasta que encontrara alojamiento.

Cuando llegué no había ningún español, eran todo gente local y no era un sitio para viajeros que era el ambiente al que yo estaba acostumbrado, por lo que me costó bastante adaptarme.

 

¿Cómo fue tu estancia en la costa oeste de Australia y qué problemas te surgieron?

El chico que dijo de darme trabajo no cumplió con lo que me dijo y al final no tenía trabajo y nadie me contrataba con el visado de turista. Entre que no me adaptaba y no encontraba trabajo, se puede decir que ahí tuve uno de los periodos más complicados del viaje. Tuve por segunda vez una entrada complicada y difícil en Australia. Me agobié bastante. Solo me salieron algunos trabajos esporádicos después de un mes, trabajos super duros físicamente, en construcción.

Australia es cara, y en ese momento yo empecé a tener muchos gastos y pocos beneficios.

Además me compré un coche con la idea de vivir en él y también me salió mal. Lo compré defectuoso sin darme cuenta, la amortiguación estaba rota y no me quedaba dinero para arreglarlo, por lo que lo volví a vender por menos dinero del que me costó. Lo compré por unos 4500 y lo vendí por 3700.

También tuve un problemas de salud, muelas de juicio, que aunque llevaba un seguro medico solo me cubría hasta 250€ y eso me costó como 600$, por lo que es importante llevar un buen seguro médico.

 

Trabajando como profesor de español en Australia

¿Conseguiste salir de ese mal momento en que parece que todo te salía mal?

Sí, después de dos meses allí, una de mis compañeras de casa me recomendó que diera clases de español, ya que sabía de gente local que le estaban preguntando. Y ahí me surgió la idea de dar clases de español.

Empecé a tener mejor relación con la gente local, empecé a sentirme más integrado y me fueron saliendo más trabajos. Iba alternando los trabajos que me salían en construcción y lo de profesor de español. Intentaba gastar lo menos posible ya que esa zona es bastante cara. En la casa donde en un principio solo me iba a quedar el primer mes, me propusieron quedarme en una tienda de campaña en el jardín, lo cual era un horror y luego me invitaron a dormir dentro de la casa, en un colchón a cambio de unos 100$ a la semana en una especie de salón que había.

 

¿Nos podrías contar más acerca de tu experiencia cómo profesor de Español en Australia?

A través de la página de facebook Dunsborough Buy, Sell & Swap había anuncios de si alguien conocía a algún profesor de español. En esta zona no hay españoles y hay muchos australianos que quieren aprender nuestro idioma. Así que ahí puse un anuncio de que era profesor de español y empecé a recibir gente que querían dar clases. Iba quedando con ellos y iba viendo si les interesaba más dando clases particulares o en grupo y comencé a organizarme. Al final me hice dos grupos de 5 cada uno y les cobraba 20$ la hora por persona.

Uno de los grupos eran 5 amigos que se conocían e iba a casa de uno de ellos a darles las clases las clases.

El otro grupo que organicé fue de 5 personas que no se conocían. El problema ahí era que no tenía un lugar donde darles las clases, pero encontré un Community Center donde alquilaban una sala con pizarra y mesas donde podía dar mis clases.

Al final, entre los dos grupos daba clases de una hora 3 días a la semana, por las que me sacaba 100$ en cada una, por una hora de trabajo.

Era una idea que podría haber explotada mucho más y haberme sacado mucho más dinero, pero ya se me acababan los 3 meses que tenía programados estar ahí, antes de empezar mi viaje en bici.

 

¿Te resultó fácil dar clases de español?

Dar clases de español no es nada fácil y más en mi caso que no tenía ningún tipo de formación. Lo conseguí hacer buscando mucha información por internet y tras muchas horas de preparación. Ni siquiera sabía si lo que estaba haciendo era lo correcto, pero logré formar mis clases y mis alumnos parecía que se iban contentos.

Si quieres dar clases de español recomiendo sin duda hacer algún tipo de curso, que te enseñe la metodología correcta.

 

Australia en bici

Así que ya luego ya empezaste tu viaje en bici por Australia, ¿correcto?

Ruta realizada por Alfonso en bici en Australia

Sí, correcto, ya empecé mi viaje en bici, desde Adelaida hasta Darwin, cruzando Australia en su parte más salvaje (outback) de Sur a Norte. Todo por carreteras de tierras y a diferencia de Nueva Zelanda, cruzando comunidades aborígenes en vez de zonas de hostels y campings.

Me pasó de todo, salí en una película, me entrevistaron en el Canal 7 de la región de Murcia, dormí con tribus de aborígenes… El viaje pasó de durar 3 meses a 5, por lo que tuve que extender el visado.

Pero eso daría para otro artículo aparte.

Alfonso haciendo de extra en una película en Australia

De momento para el quiera saber más acerca de este viaje puede pasarse por el blog que hice, dondeelvientosople.wordpress.com, donde tengo un diario en el que cuento muchas de las cosas que me pasaron. Está sin terminar y hay algunos intervalos que faltan, pero aún así está lleno de anécdotas e información para el que quiera hacer algo parecido.

Alfonso en bici cruzando Australia

 

De vuelta a España

Y después de tu viaje en bici por Australia, veo que ya te quedarían pocas cosas por hacer… ¿Ahí ya decidiste volverte a España?

Sí, pero volvería una vez más a Australia. Una vez en Darwin me volví a España a pasar las Navidades, que hacía dos años que no veía a mi familia y después volví a Australia, de nuevo a Dunsborough. Una amiga mía me dijo que me daban trabajo ahí durante 3 meses y ahí me fui de nuevo con el visado de turista. Yo esperaba trabajar unas 20 horas semanales, pero finalmente me llamaron menos horas de las que me dijeron en un primer momento y empecé a gastar más de lo que ganaba. Mi idea era trabajar 3 meses y viajar los otros 3, pero no fue así, tampoco tuve mucha paciencia y al mes decidí volver a España, finiquitar la excedencia y volver a trabajar de bombero. Pero eso sí, antes de volverme paré en Bali dos meses, motivo por el cual estoy ahora aquí de vuelta, visitando al gran grupo de amigos que conocí y con los que todavía guardo una gran amistad.

Alfonso con sus amigos de Bali

 

Consejos

¿Algún consejo que dar a alguien que quisiera ir como tú hiciste a Australia o Nueva Zelanda?

A los menores de 31 años que quieran ir a Australia a trabajar, les recomiendo sin duda que se pidan la Work and Holiday.

Si quieres estudiar inglés y también trabajar, mejor pillarte la visa de estudiante, hay agencias en España que te solucionan mucho y no suelen cobrar nada a los alumnos.

Se ahorrarían muchos quebraderos de cabeza como muchos de los que yo tuve. De haberlo sabido lo hubiera hecho así, porque te ayudan un montón. Una de ellas, con la que fueron algunos amigos que conocí allí y que está muy bien es GrowPro Experience

Si quieren ir como yo con la visa de turista, decir que meten mucho miedo con los programas de aeropuertos y aduanas de Discovery Channel. Si que se lleva un control, las normas son claras, de lo que se quieren asegurar es de que no vas con la idea de trabajar sin tener un visado, y que tengas fondos para mantenerte allí el tiempo que vayas a estar, unos 1.000$ al mes.

A mi solo me pararon una vez, cuando fui de Nueva Zelanda a Australia y me hicieron miles de preguntas. Incluso te pueden coger el móvil y mirarte el correo electrónico, el WhatsApp o el Facebook y se ven alguna conversación relacionada con que vas a trabajar, te niegan la entrada y te hacen volverte a tu país. Funciona muy bien decir que te flipa el sur de Australia y que vas a hacer surf.

Y por supuesto que si quieren irse a Australia o Nueva Zelanda, que no lo piensen,  que lo hagan, siempre teniendo unos recursos y un plan b para volver. En un año allí son como 10 de una vida normal.

 

¿Qué presupuesto puede necesitar alguien para sobrevivir en Australia?

El presupuesto básico pueden ser unos 1.000 dólares australianos al mes, unos 700€. Los gastos básicos semanales pueden ser unos 180$ el alquiler de una habitación y comer unos 90$ a la semana. 

 

¿Con qué te quedas y qué recomiendas, Australia o Nueva Zelanda?

Con las dos. Recomendaría Australia para la gente que quiere encontrar trabajo y hacer algo más de dinero ya que el salario es mejor y hay más trabajo. En Nueva Zelanda los paisajes son muchos más bonitos e impresionantes y el ambiente es más relajado. Al final que un país sea mejor que otro depende mucho de las circunstancias que te encuentres. Dos personas pueden tener experiencias totalmente diferentes en la misma ciudad, simplemente por el tipo de gente con la que dé cada uno y las diferentes experiencias que le puedan pasar.

En mi caso,podría decir que me quedo con Nueva Zelanda, ya que todo mi tiempo allí fue idílico y en cambio en Australia si que tuve muchos momentos de pasarlo mal. El sitio al que fui por primera vez, Coolangatta, no era la Australia salvaje que yo imaginaba, la gente era algo fría y no tan cercana como esperaba, sobre todo en el primer mes que estuve allí. Ya cuando estuve en el hostel si que hice muchas amistades y conocí gente en mis misma situación, también buscando trabajo y eso me ayudó bastante, se hacen muy buenas amistades.

 

¡Muchísimas gracias Alfonso! Creo que tu entrevista es un verdadero ejemplo de superación y contiene información que vale oro para cualquiera que quiera irse a Australia o Nueva Zelanda a trabajar, e incluso a cualquier otra parte del extranjero. 

Gracias a ti, ahora solo me debes una cerveza que estoy seco de tanto hablar.

Hecho, ¡marchando una Bintang!

 

 

#bali #bintang #indonesia #beer #cerveza #canggu #balibeats #balibeatsguesthouse @bali.beats #mevoyalmundo

Una publicación compartida de mevoyalmundo.com (@mevoyalmundo) el

Aquí tienes más entrevistas de españoles que han estado o están trabajando en el extranjero.

5 comentarios

Deja un comentario